Demo

  • Home
  • Novedades
  • Obligaciones empresariales en Protección Auditiva Laboral

Obligaciones empresariales en Protección Auditiva Laboral

 

Protección Auditiva Laboral

Está comprobado que la exposición continua y habitual al ruido acaba, a medio y largo plazo, produciendo pérdida de sensibilidad auditiva. Teniendo en cuenta que uno de los lugares donde más tiempo pasamos cada día es en el trabajo debemos conocer que la normativa laboral establece las condiciones en las que debemos desarrollar nuestra actividad laboral de un modo seguro.

Para proteger a los trabajadores frente a los riesgos de la exposición laboral a ruido, se elaboró y publicó el Real Decreto 1316/1989 del 27 de Octubre derogada por el R.D 286/2006 del 10 de Marzo sobre protección a la salud y seguridad de los trabajadores a excepción de los sectores de la música y ocio (no por ello quedan exentos del uso protecciones de forma voluntaria) que continuó vigente el anterior hasta el 15 de Febrero de 2008, y del personal a bordo de buques de navegación marítima hasta el 15/2/2011.

Este nuevo R.D al igual que el anterior establece una serie de actuaciones en función del Nivel Diario Equivalente o Nivel de Pico encontrados. Para cada uno de los niveles hay que adoptar unas medidas determinadas que el R.D especifica. Su objetivo es la protección de los trabajadores frente a los riesgos derivados de la exposición al ruido durante el trabajo y en particular, frente a las Pérdidas de Audición.

Lo más importante del Real Decreto 286/2006 de 10 de marzo es que establece que la responsabilidad frente a los riesgos del ruido en el entorno laboral corresponden al empresario. La obligación es reducir al máximo el ruido pero cuando no se pueda se deberá dotar a los trabajadores de los medios de protección individual correspondiente, en la mayoría de los casos protectores auditivos o tapones que pasan a formar parte de los EPIs.

Este Real Decreto establece una evaluación de riesgos basada en la medición del ruido, una revisión periódica de las evaluaciones, una vigilancia médica para el control de la función auditiva, inicial y periódica. Además marca unos niveles de exposición que establecen las pautas para la planificación de la prevención. Son 80, 85 y 87 dB(A) o un nivel de pico de 140 dB. Establece la obligación de los fabricantes de informar sobre el ruido emitido por sus máquinas. Establece criterios de formación, información y participación de los trabajadores.

Este real Decreto es la disposición fundamental en España para la protección de los trabajadores frente a los efectos nocivos derivados de la exposición al ruido, pero específicamente, su objetivo es proteger frente a la hipoacusia, por lo que su cumplimiento no evita la aparición de efectos extra-auditivos, que pueden producirse a niveles inferiores a 80 dB (A).

En el siguiente enlace puede conocer las normas en cuanto a la protección auditiva en el trabajo: Normas para protección auditiva en función del tipo de EPI