Demo

Cuidados básicos de oídos

 

Tapones Oídos NovaPro

Los oídos tienen su propio sistema de limpieza natural por lo que no suele exisitir ningún tipo de problema. No obstante, hay ocasiones en las que se genera más cera de lo normal pudiendo, por tanto, bloquear o taponar el oído ocasionando molestias tanto físicas como a nivel auditivo.

Como hemos comentado, en ocasiones puede ser necesario realizar algún tipo de limpieza de los oídos si necesitamos eliminar el exceso de cera. Cuando sufrimos pérdida de audición, ruidos y zumbidos en el oído y picores, podemos estar ante un caso de taponamiento de oídos provocado por la secrección excesiva de cera.

Antes de seguir debemos recordar que la cera en los oídos es importante. Es una defensa natural cuya misión consiste en proteger los oídos del polvo, de los microorganismos y de cualquier otra partícula que pudiera acceder al canal auditivo.

Para limpiar los oídos debemos siempre empezar de fuera hacia dentro. Se debe comenzar por el pabellón auditivo mediante una gasa ligeramente húmeda para eliminar los restos de cera que se hayan acumulado. Una vez quitados estos restos procederemos al secado de la zona mediante una toalla.

Si tenemos que limpiar la zona interna de los oídos nos tenemos que dejar asesorar por los profesionales de su centro auditivo de confianza ya que de otro modo podremos ocasionar más daño del que realmente nos podamos imaginar. Nunca se deben introducir objetos en el interior de los oídos, ni siquiera los famosos bastoncillos. Si introducimos algún objeto en el oído nos estamos arriesgando a perforar el tímpano, generar una infección u otitits, etc.

Los oídos son para toda la vida y por ello tenemos que cuidarlos como se merecen y evitar, como hemos dicho anteriormente, dos de los mayores enemigos: los remedios caseros y la introducción de objetos y de agua.