Demo

Cuidar los Oídos también es prevenir

 

Bastoncillos para limpieza de oidos

Los Oídos tienen sus propios mecanismos de defensa que debemos dejar actuar. Aunque en determinadas ocasiones ayudemos a la limpieza e higiene de nuestros oídos la mejor manera de evitar problemas de audición y de oídos es la prevención.

En lo relacionado con la prevención para evitar problemas de audición lo principal es evitar atmósferas ruidosas habituales e intensivas. Un ejemplo de atmósferas habituales ruidosas puede ser el de las personas que trabajan todos los días en entornos ruidosos, por encima de los umbrales recomendados por la OMS (Organización Mundial de la Salud). También podemos englobar en esta situación los miles de adolescentes y jóvenes que escuchan música con sus auriculares a volúmen bastante por encima de lo que sería recomendable. El volumen alto, si se produce de un modo prolongado y continuo, se convierte en altamente peligroso para nuestra audición.

En las situaciones laborales se debe exigir a los responsables de seguridad laboral de las empresas que trabajen para evitar estas situaciones mediante la reducción del volumen de los ruidos, o mediante la adquisición de mecanismos para evitar que los oídos de los trabajadores sufren como pueden ser los EPIs, o Equipos de Protección Individual, auditivos.

La limpieza de oídos también es importante, pero recordemos que los oídos disponen de su propio mecanismo de limpieza que consiste en la generación de la cera, que se va expulsando al exterior.  Es importante conocer que la función principal de la cera es atrapar el polvo que podría llegar hasta el tímpano dañándolo. Si no dejamos que la cera realice su función vamos a acabar produciendo otros daños que podrán ser mayores que lo que pretendemos evitar. Por este motivo los expertos siempre aconsejan dejar al cerumen efectuar su labor, y especialmente desaconsejan el empleo de bastoncillos y otros utensilios para quitar la cera. No debemos introducir ningún objeto en nuestros oídos.

Una vez aclarado esto y si no existe ningún tipo de problemas auditivo se aconseja únicamente la limpieza de la parte exterior de los oídos.