Demo

Proteger los oídos de los niños

 

Protección bebés

Es obligación y responsabilidad de los padres el cuidado de la audición de sus hijos desde antes incluso del momento del nacimiento.

Sabemos que debemos cuidar nuestra audición puesto que de ello va a depender nuestra calidad auditiva futura y por ello todos los padres deben saber lo importante que es cuidar los oídos de sus hijos. Se deben evitar ambientes ruidosos con umbrales por encima de los niveles recomendados y en caso de no poder hacerlo se deben portar protectores o tapones auditivos.

Pero en el mundo infantil existen peligros, desde el punto de vista auditivo, que no nos imaginamos. Por poner un ejemplo en el mundo de los juguetes existe multitud de ellos que incorporan elementos sonoros que superan los 80 decibelios recomendados como tope. Además debemos considerar que los más pequeños tienen la costumbre de acercarse todo a la cara por lo que los daños pueden ser más serios de lo que pueda parecer a primera vista puesto que ya hemos indicado que los daños en la audición son acumulativos.

Es responsabilidad de los padres y madres de los pequeños estar pendientes para evitar estas situaciones que pueden causar daños en la sensibilidad auditiva. La mejor forma de evitarlo en conocer los juguetes que se van a comprar y en caso de que incorporen elementos sonoros  confirmar que sean de un tono acorde. Si esto no lo podemos evitar ya que pueden ser regalos de terceras personas, tendremos que actuar en consecuencia, por ejemplo, quitando las baterías, cubriendo los altavoces, o simplemente evitando que se lo acerque a los oídos.

El cuidado de los oídos de los niños es responsabilidad de sus mayores y debemos asumirlo sabiendo que nos jugamos que en el futuro disponga de una buena sensibilidad auditiva. Si cuidamos la audición hoy tendremos una buena calidad de audición mañana.